sábado, 16 de mayo de 2009

MÉTRICA ESPAÑOLA: LA SEXTINA

Titular y fuente: Texto seleccionado por: Alicia Encinar
el 09 -09- 2004 ATANOR (Poesía Pura)


La sextina es un poema integrado por 39 versos endecasílabos que se agrupan formando seis estrofas de seis versos cada una y un remate de tres versos. Se repiten seis palabras, las mismas al final de los versos de las estrofas. Tiene una técnica muy compleja, suele utilizarse para escribir poemas de amor y el poeta que la desafía y consigue domeñarla puede darse por satisfecho.

La sextina es una forma de poesía culta que trata, generalmente, temas amorosos, puede aparecer ante el lector en forma de fantasía obsesiva del poeta al presentar reiteradamente las mismas palabras. Tiene una técnica muy compleja y para que no se malogre la sextina el artífice debe ser un gran poeta, porque el arte de la sextina exige someterse a reglas muy estrictas y sólo la pericia de un avezado poeta hará posible que las repeticiones lejos de hacerse pesadas sean necesarias, no chirríen y, por el contrario, otorguen al texto el placer que se busca en la lectura.

La sextina es un poema integrado por 39 versos endecasílabos que se agrupan formando seis estrofas de seis versos cada una y un remate de tres versos.

No hay rima entre los versos de cada estrofa. Pero todos las estrofas insertan la misma palabra final que se ha incluido en cada uno de los versos de la primer estrofa pero en diferente orden. Estas palabras (6) son normalmente sustantivos bisílabos; aunque no todos los autores respetan esta norma (ejemplo véase sextina de Gil de Biedma, las palabras son sustantivos pero la mayoría son trisílabas). El poeta pueden incluir al albur las seis palabras finales de la primera estrofa, en el resto de estrofas debe seguir un orden establecido.

La primera estrofa incluye palabras distintas al final de cada uno de los seis versos que no riman entre ellos. Es decir los versos serían:
A B C D E F

La segunda estrofa debe incluir las palabras finales en el siguiente orden: la palabra final del primer verso debe ser la palabra final del último verso del primer párrafo y después se van alternando de los versos iniciales y finales. Es decir, así:
F A E B D C.

En las otras estrofas deben seguir la misma regla.

Es decir una sextina debe obedecer al siguiente esquema:

1ª estrofa: A B C D E F
2ª estrofa: F A E B D C.
3ª estrofa: C F D A B E
4ª estrofa: E C B F A D
5ª estrofa: D E A C F B
6ª estrofa: B D F E C A

El remate (o contera) debe utilizar las seis palabras finales de forma que se colocarán una en el centro del verso y otra al final del verso.

Grandes escritores han cultivado este arte, exquisito donde los haya. Son varias las modalidades de sextina.
Sextina antigua (o sexta rima) y la Sextina moderna (o sexteto agudo), ambas utilizada con pericia por José Manuel Marroquín
Sexta real (o sexta rima) utilizada por Rudolf Baehr.
Sextina romántica, estrofa muy utilizada por Núñez de Arce.

............

VEAMOS ALGUNOS EJEMPLOS DE SEXTINAS

...........

Al bello resplandor de vuestros ojos
mi pecho abrasó Amor en dulce llama
y desató el rigor de fría nieve,
que entorpecía el juego de mi alma,
y en los estrechos lazos de oro y hebras
sentí preso y sujeto al yugo el cuello.

Cayó mi altiva presunción del cuello,
y en vos vieron su pérdida mis ojos,
luego que me rindieron vuestras hebras,
luego que ardí, señora, en tierna llama;
pero alegre en su mal vive mi alma,
y no teme la fuerza de la nieve.

Yo en fuego ardo, vos heláis en nieve,
y, libre del Amor, alzáis el cuello,
ingrata a los tormentos de mi alma;
que aun blandos a su mal no dais los ojos.
Mas siempre la abrasáis en viva llama
y sus alas pendéis en vuestras hebras.

Viese yo las doradas ricas hebras
bañadas de mi llanto, si la nieve
vuestra diese lugar a esta mi llama;
que la dureza de este yerto cuello
la pluvia ablandaría de mis ojos
y en dos cuerpos habría sola un alma.

La celestial belleza de vuestra alma
mi alma enlaza en sus eternas hebras,
y penetra la luz de ardientes ojos,
con divino valor, la helada nieve,
y lleva al alto cielo alegre el cuello
que enciende el limpio ardor inmortal llama.

Amor, que me sustentas en tu llama,
da fuerza al vuelo presto de mi alma,
y, del terreno peso alzando el cuello,
inflamarás la luz de sacras hebras;
que ya, sin recelar la dura nieve,
miro tu claridad con puros ojos.

Por, vos viven mis ojos en su llama,
¡oh luz del alma!, y las doradas hebras
la nieve rompen y dan gloria al cuello.

Fernando de Herrera

.............

En áspera cerrada oscura noche,
sin ver jamás el esperado día,
y en contino crecido amargo llanto,
ageno de placer, contento y risa
merece estar, y en una viva muerte,
aquel que sin amor pasa la vida.
¿ Qué puede ser la más alegre vida
sino una sombra de una breve noche,
o natural retrato de la muerte,
si en todas quantas horas tiene el día,
puesto silencio el congojoso llanto
no admite del amor la dulce risa?

Do vive el blando amor, vive la risa,
y a donde muere, muere nuestra vida,
y el sabroso placer se vuelve en llanto,
y en tenebrosa sempiterna noche
la clara luz del sosegado día,
y es el vivir sin él amarga muerte.

Los rigurosos trances de la muerte
no huye el amador, antes con risa
desea la ocasión, y espera el día
donde pueda ofrecer la cada vida
hasta ver la tranquila última noche,
al amoroso fuego, al dulce llanto.

No se llama de amor el llanto llanto,
ni su muerte llamarse debe muerte,
ni a su noche dar titulo de noche:
su risa si llamarse debe risa,
y su vida tener por cierta vida,
y solo festejar su alegre día.

¡O venturoso para mí este día
do pido poner freno al triste llanto,
y alegrarme de haber dado mi vida
a quien dármela puede, o darme muerte!
¿ mas que puede esperarse sino es risa
de un rostro que al sol vence y vuelve en noche?

Vuelto ha mi escura noche en claro día
Amor, y en risa mi crecido llanto,
y mi cercana muerte en larga vida.

Miguel de Cervantes

.............

¿ Y qué decir de nuestra madre España,
este país de todos los demonios
en donde el mal gobierno, la pobreza
no son, sin más, pobreza y mal gobierno
sino un estado místico del hombre,
la absolución final de nuestra historia?

De todas las historias de la Historia
sin duda la más triste es la de España,
porque termina mal. Como si el hombre,
harto ya de luchar con sus demonios,
decidiese encargarles el gobierno
y la administración de su pobreza.

Nuestra famosa inmemorial pobreza,
cuyo origen se pierde en las historias
que dicen que no es culpa del gobierno
sino terrible maldición de España,
triste precio pagado a los demonios
con hambre y con trabajo de sus hombres.

A menudo he pensado en esos hombres,
a menudo he pensado en la pobreza
de este país de todos los demonios.
Y a menudo he pensado en otra historia
distinta y menos simple, en otra España
en donde sí que importa un mal gobierno.

Quiero creer que nuestro mal gobierno
es un vulgar negocio de los hombres
y no una metafísica, que España
debe y puede salir de la pobreza,
que es tiempo aún para cambiar su historia
antes que se la lleven los demonios.

Porque quiero creer que no hay demonios.
Son hombres los que pagan al gobierno,
los empresarios de la falsa historia,
son hombres quienes han vendido al hombre,
los que le han convertido a la pobreza
y secuestrado la salud de España.

Pido que España expulse a esos demonios.
Que la pobreza suba hasta el gobierno.
Que sea el hombre el dueño de su historia.

GIL DE BIEDMA

..............

Sextina de los desiguales

Un asno soy ahora, y miro a yegua
bocado del caballo y no del asno,
y después rozo un pétalo de rosa,
con estas ramas cuando mudo en olmo,
en tanto que mi lumbre de gran día
el pubis ilumina de la noche.

Desde siempre amé a la secreta noche,
exactamente igual como a la yegua,
una esquiva por ser yo siempre día,
y la otra por mirarme no más asno,
que ni cuando me cambio en ufano olmo,
conquistar puedo a la exquisita rosa.

Cuánto he soñado por ceñir a rosa,
o adentrarme en el alma de la noche,
mas solitario como día u olmo
he quedado y aun ante rauda yegua,
inalcanzable en mis momentos de asno,
tan desvalido como el propio día.

Si noche huye mi ardiente luz de día,
y por pobre olmo olvídame la rosa,
¿cómo me las veré luciendo en asno?
Que sea como fuere, ajena noche,
no huyáis del día; ni del asno, ¡oh yegua!;
ni vos, flor, del eterno inmóvil olmo.

Mas sé bien que la rosa nunca a olmo
pertenecerá ni la noche al día,
ni un híbrido de mí querrá la yegua;
y sólo alcanzo espinas de la rosa,
en tanto que la impenetrable noche
me esquiva por ser día y olmo y asno.

Aunque mil atributos tengo de asno,
en mi destino pienso siendo olmo,
ante la orilla misma de la noche;
pues si fugaz mi paso cuando día,
o inmóvil punto al lado de la rosa,
que vivo y muero por la fina yegua.

¡Ay! ni olmo a la medida de la rosa,
y aun menos asno de la esquiva yegua,
mas yo día ando siempre tras la noche.

CARLOS GERMÁN BELLI

.........

Sextina - Brindis

Códigos de armonías en los cuerpos,
jeroglíficos del fulgor del vino,
arca de filamentos de la noche,
inscripciones cifradas de las pieles:
en una cripta ocultas lo alto y claro,
suplicas al Olvido mano suave.

En un vaciado de escayola suave
como lava en Pompeya, así los cuerpos
entierra la Memoria. Queda claro
e intocado el fulgor como el de un vino
ritual. Consagraciones de las pieles
a la escayola negra de la noche.

Quieres guardar las noches en la noche,
mil en una, plegada en seda suave.
Fue muy duro zarpar de tantas pieles,
de las bahías hondas de los cuerpos.
Algún día serán agrios los vinos
y los mares, negreará el más claro

de los rumbos hallado entre los claros
de los bosques del mar. -Oh roja noche,
reábreme el sendero de tus vinos,
memorias de placer disuelto suave-
mente suma al sumando de los cuerpos
en la cíclica agenda de las pieles.

Tan sólo has sido sucesivas pieles
desconocidas entre sí en un claro
dividirse: haber sido tantos cuerpos
al mando del idioma de la noche.
Acomoda tu ruina en horas suaves,
y los cuerpos vaciados, con el vino

que fulge y huele a vida, con el vino
que guardaste en los odres de las pieles
caminadas, translúcidas y suaves,
embriágalos con vino puro y claro,
úngelos en lo alto de la noche:
la Memoria embalsama nuestros cuerpos.

Cuerpos pidiendo altivo canto claro,
sabia noche que hospedas lentas pieles,
suave desmemoriar, último vino.

Aurora Luque

...............

SEXTINA DE KID Y LULU

Kid el Liliputiense ya no sobras
comerá por primera vez en siglos,
cuando aplaque su cavernario hambre
con el condimentado dorso en guiso
de su Lulú la Belle hasta la muerte,
que idolatrara aún antes de la vida.

Las presas más rollizas de la vida,
que satisfechos otros como sobras
al desgaire dejaban tras la muerte,
Kid por ser en ayunas desde siglos
ni un trozo dejará de Lulú en guiso,
como aplacando a fondo en viejo hambre.

Más horrible de todos es tal hambre,
y así no más infiernos fue su vida,
al ver a Lulú ayer sabrosa en guiso
para el feliz que nunca comió sobras,
sino el mejor manjar de cada siglo,
partiendo complacido hacia la muerte.

Pues acudir al antro de la muerte,
dolido por la sed de amor y el hambre,
como la mayor pena es de los siglos,
que tal hambre se aplaca presto en vida,
cuando los cielos sirven ya no sobras,
mas sí todo el maná de Lulú en guiso.

Así el cuerpo y el alma ambos en guiso,
de su dama llevárselos a la muerte,
premio será por sólo comer sobras
acá en la tierra pálido de hambre,
y no muerte tendrá sino gran vida,
comiendo por los siglos y los siglos.

El cuerpo de Lulú sin par en siglos,
será un manjar de dioses cuyo guiso
hará recordar la terrestre vida,
aun en el seno de la negra muerte,
que si en el orbe sólo existe hambre,
grato es el sueño de mudar las sobras.

Ya no en la vida para Kid las sobras,
ni cautivo del hambre, no, en la muerte,
que a Lulú en guiso comerá por siglos.

…………

R I T O

Me conmueve la magia de tu gesto,
mi cuerpo es ceremonia de la tierra
hacia tu irrealidad que en mí palpita
al ritmo de la vida y de la muerte.
Descubro la razón de tu silencio
en don de libertad, de humana senda.

Mi atávico ritual en el silencio,
con la intensa fragancia de la tierra,
es gozo en el hallazgo de tu gesto,
el triunfo de la Vida ante la muerte.
La llama de tu amor en mí palpita
y olvido la agonía de la senda

Vuelo en la vertical bajo tu gesto,
asciendo por el monte de la tierra
que se renueva en Ti desde la muerte
y te transfiere a mí desde el silencio.
Por sacramento en mi tu ser palpita
y tu presencia es gloria de mi senda.

Mi nuevo nacimiento de la muerte
viaja en el firmamento y en la tierra,
brilla el sol en la noche del silencio
mostrando la grandeza de tu gesto.
Mi humana arquitectura en ti palpita
y se viste con flores de tu senda.

La Voz del infinito en el silencio
apacigua en mí el grito de la tierra,
me llama a disfrutar de tu fiel gesto
y a percibo tu arrullo que palpita.
Un viaje a mi interior sobre la muerte
me eleva entre las nubes de mi senda.

Está el cielo colmado de tu gesto,
la ciencia sin cimientos de la tierra
es pensamiento oscuro de la muerte
en la marea negra del silencio.
La sensación del éxtasis palpita
en la futura meta de mi senda.

Llego al gesto escondido tras la muerte,
palpita antigua tierra en el silencio
y luz de Amor alumbra nueva senda.

Emma-Margarita R. A.-Valdés

...................

SEXTINA

Era cego e vía as bombas
vías no aire e con elas viña a morte
e os mortos sacudíanse no chan,
e caíanlle ó cego polos ollos
bocas, ollos, narices, tripas, sangue,
que como de costume era dos malos.

Axítanse no chan morrendo os malos
e morrían torados polas bombas
e o lugar ía enchéndose co sangue.
Alentan polas úlceras da morte
e o cego abre a boca e abre os ollos,
tropeza cos defuntos que hai no chan.

É costume ver carne polo chan
desollada e torada deses malos,
brazos, un corazón, pernas, os ollos
anacos de metralla, ferros, bombas;
algún ainda se mexe contra a morte
emporcallando as mans dos crueis co sangue.

Penso, creo, imaxino que era sangue
sangue e carne espallada polo chan.
Di o cego, coma min viron a morte
os ollos dos que din que eran os malos
que andaban por alí e caeron as bombas;
senón pois preguntádelles ós ollos

que miran dende o chan, pois eses ollos,
que vian espallándose o seu sangue
que os arrancaron dunha cara as bombas
e quedaron tirados polo chan.
Aqueles ollos que eran de homes malos
non lerán as noticias da sua morte.

Non hai unha condena contra a morte,
limpouse o matadoiro, non hai ollos,
xa se toraron eses homes malos
dicia o cego que pisaba o sangue
e os anacos dos mortos polo chan.
Os carniceiros teñen xa máis bombas.

Espallábase o sangue polo chan
as bombas arrincáronlles os ollos
ós malos e levou a culpa a morte.

PIÑEIRO, VICENTE

.............

OTRAS FORMAS DE SEXTINA

Sextilla de arte menor: con la misma estructura que la sextina pero con versos de arte menor:

Al par que altiva, imponente;
al par que dulce, severa;
larga y blonda cabellera
la adornaba con decoro,
apiñando conchas de oro
sobre su busto de cera.
(Rosalía de Castro)

Sextina de pie quebrado o copla manriqueña: versos octosílabos y tetrasílabos con rima consonante abcabc:

Este mundo es el camino
para el otro, que es morada
sin pesar;
mas cumple tener buen tino
para andar esta jornada
sin errar. (Jorge Manrique)

...........

UNA CURIOSIDAD SOBRE LA SEXTINA:

Brossa cultiva un curioso género de sextina que puede observarse en su libro “Sextinas 76” de 1976

En los Juegos Florales de Barcelona del año 1985, nace lo que se dio en llamar la "Sextina cibernética" que viene a ser como un niño probeta literario; parodiando los términos genéticos, podríamos llamarlo "poema probeta"

"Se le dan al ordenador unas reglas y centenares de todo tipo de palabra. Con estos datos la máquina confeccionó más de cien sextinas, de las cuales Brossa eligió una."

3 comentarios:

Fernando Ortiz dijo...

LLAVE DE NIEBLA



Nunca sabremos nada sobre el tiempo.
Ya cobija la cuna en suave sombra,
ya con su sombra oscura cubre al hombre.
Quizás acerca de esto las palabras
poco puedan decir. ¿Dónde la llave
de niebla que entreabría la mañana?

Era entonces eterno ese mañana
y ni siquiera preocupaba el tiempo
a quien creía poseer la llave
para abrirnos las puertas de la sombra.
—Nada nos preocupaban las palabras,
propias de la miseria de los hombres—.

¿Mas por qué esa miseria que a los hombres
disuade de esperar en el mañana?
¿Y esa desconfianza en las palabras
mayor aún cuanto menor el tiempo
de gozar de las luces y las sombras
antes que nos encierren bajo llave?

He intentado saber cuál es la llave

que nos descubra que por qué los hombres
se resignan al reino de la sombra
antes de que se extinga su mañana.
Años hace pensé: cuestión de tiempo;
cuestión de libros, años y palabras.

Algo sé ya de cierto. Con palabras
nadie nunca logró forjar la llave
que permitiera traspasar el tiempo.
Así, de nada sirve para el hombre
ni la promesa de un feliz mañana
ni la amenaza de la eterna sombra.

Mas todos fuimos dioses. Suaves sombras
nos cobijaron. Cálidas palabras
iluminando siempre la mañana.
En nuestra mano siempre aquella llave
que detenía el paso de los hombres
y penetraba el corazón del tiempo.

Ya sé que el tiempo huye como sombra,
que poco importa el hombre y su palabra
y que perdí la llave y el mañana.



LA VIDA
(Sextina)

¿Dónde encontrarlas cuando faltan fuerzas?
Al decir de los sabios, dentro de uno.
Allí se encuentra el pozo nunca seco.
Allí puedes beber cualquier instante
el agua que da fuerza y que da vida.
Mas como no soy sabio, dudo un poco.

Por mi gran ignorancia y saber poco,
dudo de ese obtener mágicas fuerzas.
Quizá porque prosaica fue mi vida
y muy místico no debe de ser uno.
Si me acerco a la fuente y un instante
no mana agua, mi labio queda seco.

Uno se siente cada vez más seco,
además de saberle todo a poco.
Se disipó el encanto y el instante
cuando no escatimábamos las fuerzas,
pues en verdad sobrábanles a uno.
Mas vino el día en que cambió la vida.

No era ahora una broma ya la vida
ni un divertimiento, mas sí un seco,
cansancio que agotaba uno a uno
nuestros fieles afanes. Poco a poco,
pensamos en aquellas nuestras fuerzas
como pertenecientes a otro instante.

Lejano parecía aquel instante
que regalaba en nuestras venas vida.
¿En dónde están ahora esas las fuerzas
que han hecho de la vida un árbol seco,
menguado, enfermo y de aliento poco,
tan escaso que no sostiene a uno?

Habrá que erguirse como pueda uno
y aguantar a pie firme este instante.
Habrá que hacer un mucho de lo poco.
Dignamente enfrentar la escasa vida.
Lo que fuera maduro es hoy seco.
Para engañarse ya no existen fuerzas.

Adiós, ay fuerzas que me hicisteis uno,
maduro y luego seco en un instante.
Al fin la vida sabe siempre a poco.



Fernando Ortiz

LVEEYP dijo...

Preciosos don Fernando.
Saludos

Halvertus dijo...

Buenísimos, don Fernando.